River cayó ante Al Ain en el Mundial de Clubes  
DINÁMICA DE LO IMPENSADO

Por @JonyFabbian
DESDE EMIRATOS ÁRABES.-  Una semifinal que le fue a River más complicada que lo pensado en los papeles ante Al Ain. Una semifinal en la que no solo fue más complicada, sino que fue una derrota 5-4 por penales ante el equipo árabe. Una semifinal en la que sucedió lo impensado.
El equipo anfitrión, Al Ain Football Club, se puso en ventaja a los dos minutos con un gol olímpico y provocó el griterío del público local. A su vez, provocó la sorpresa millonaria gracias a un error de su arquero Armani, a quien le pasó la pelota entre sus dos piernas y River se encontró en desventaja desde el comienzo. Debía reaccionar de manera urgente. Reacción que llegó oportunamente en los pies del delantero que no pudo estar en la final ante Boca, Santos Borré,  pero que en el Hazza Bin Zayed Stadium facturó por doble. Entonces a los quince minutos, el equipo argentino estaba ganando 2-1. Aunque no le resultaba nada fácil el trámite a los de Marcelo Gallardo.
Franco Armani compensó su error en el primer gol y tapó con una gran volada lo que era el empate de los árabes promediando el primer tiempo, y luego Al Ain tuvo dos opciones más con peligro. Una fue gol al último minuto del primer tiempo, pero el VAR falló a favor de River marcando una dudosa posición adelantada de Elshahat, el delantero que había ilusionado a los locales con el empate. Así se fueron al entretiempo, con la victoria parcial riverplatense y la audacia de los locales en busca de otra alegría.
El conjunto de Emiratos Árabes había merecido el empate sobre el final del primer tiempo. Igualdad que le llegó a los seis minutos del complemento con una veloz jugada por izquierda del brasileño CAIO, que dejó pagando a Montiel y sin respuesta a Franco Armani para poner el 2-2. Era merecido. Impensado pero merecido.

Gallardo movió el banco rápidamente para que ingresen Enzo Pérez y Juanfer Quintero por Exequiel Palaciós y Nacho Fernández. Cambios que mejoró notoriamente el juego los minutos siguientes, con más precisión con la pelota y agresividad a la hora de buscar el arco de Khalid Elisa, arquero que paró bien dos jugadas claras para que River pase al frente en el resultado. Fueron dos jugadas consecutivas al cuarto de hora del complemento: primero un mano a mano ante Enzo Pérez, luego un cabezazo a Borré. Los millonarios continuaron dominando poco tiempo más hasta los 23′ cuando le hicieron un claro penal a Milton Casco por izquierda. Aunque el héroe Pity Martinez ésta vez no fue tal y mandó la pelota al travesaño. Desde ese momento, el juego volvió a pasar en el manejo molesto del equipo árabe, de toques rápidos y pases a larga distancia, donde creció la figura de CAIO, acompañado por el buen juego de Hussein Elshahat más los ingresados Abdulrahman  y Rayan Taslem. entonces Al Ain fue más ambicioso hasta el minuto 50 cuando el árbitro decretó que había que ir al alargue.

En tiempo suplementario era River el que tenía la obligación de ganar, pero no tuvo la actitud necesaria para plasmarlo más allá de que en los primeros quince tuvo un poco más la pelota. Y en el complemento de la prórroga, Al Ain volvió a ser mejor provocando que los reflejos de Armani lleven el partido a los penales.
A nadie se le imaginaba que River y Al Ain iban a definir el pase a la final desde los doce pasos. El público local expectante para ver la tercer victoria de su equipo en el Mundial de Clubes en una semana. LA victoria. Y fue festejo para los árabes desde la pena máxima. Un triunfo que merecieron los locales en los 120 minutos de juego. Eisa le tapó el quinto penal a Enzo Pérez y provocó la euforia local.
Tan sorpresivo como justo fue que Al Ain pase a la final. Aunque nadie lo imaginaba, el equipo más débil venció al gran River de Napoleón. Y fue festejo con justicia, porque el fútbol es dinámica de lo impensado.