ENTREVISTA GERMÁN CHIARAVIGLIO

“Tomé malas decisiones que en un Mundial las terminás pagando. Es la diferencia entre estar adentro y estar afuera”
DESDE LONDRES.- Sus condiciones lo llevaron a meterse en la final de salto con garrocha del Mundial Pekín 2015 y la final olímpica en Río 2016. Y sus aspiraciones en Londres 2017 eran saltar más de 5.60, como venía cumpliendo en la preparación, para pelear por estar en otra final. Nada fácil, pero acorde a sus cualidades.

En pista londinense saltó cómodo los 5.45, pero cuando las varillas se pusieron 5.60 no las pudo sortear en tres intentos y acabó su competencia. Autocrítico y con una explicación técnica magistral de lo que sucedió, Germán Chiaraviglio nos contó sobre los aspectos puntuales que lo llevaron a quedar afuera en forma temprana de su tercer torneo ecuménico a sus 30 años. “La sensación es de calentura. No estoy amargado, no estoy angustiado. Estoy enojado porque creo que tomé malas decisiones. Y las malas decisiones en torneos así las terminas pagando. Es la diferencia entre estar adentro y estar afuera”.
“Cuando las alturas no son tan exigentes, como 5.30/5.35, las garrochas que fui usando son las más cómodas, pero después en 5.60 hay que agarrar garrochas más duras. Las duras requieren de que todos los detalles estén ajustados al máximo como la medida desde dónde salgo y la profundidad de los parantes. Yo estaba entrando muy cerca del pique y eso más hacía tener poca profundidad. De hecho en el segundo intento de 5.60 fui a muy alto pero me caí encima. Con esa garrocha si no ajusto bien esos detalles, no paso al otro lado. Hoy me costó encontrarle la vuelta a eso y no salió”.

Pasó cómodo los 5.45 y no se adaptó bien al cambio de garrocha como el explica. Así tras sus intentos en 5.60 se despidió del Mundial. “Me faltaron 15 para el peso”, describe irónicamente. Y agrega: “Más allá de la varilla, venía haciendo saltos cómodos como para al menos pasar 5.60. Sentí un retroceso respecto a los entrenamientos. Pero por falta de condición, no por falta de preparación. Sino por malas decisiones”.
A destacar que hay Chiaraviglio para rato defendiendo los colores de Argentina, como relata en el final de esta charla: “Soy feliz con lo que hago, un agradecido de la vida al poder dedicarme a mi pasión que es el deporte. Me tienen que matar para que deje de competir. Mientras el físico esté en condiciones voy a seguir porque a mi me encanta estar acá”.