ENTREVISTA: EL MEJOR DEFENSOR DEL MUNDIAL '78 
25 de junio 1978: Argentina Campeón del mundo con ‘El Tiempista’ Luis Galván

Por  Jonatan Fabbian

No será conocido como los goleadores o los capitanes, quienes se llevan todos los flashes o levantan la copa más que nadie. Pero Luis Galván, el defensor cordobés del enorme Talleres de la época, fue tal vez el mejor jugador de la final en la que Argentina se coronó por primera vez Campeón Mundial. Y para el entrenador César Luís Menotti, fue el baluarte del partido ante Holanda para poder levantar la Copa del Mundo. Sin embargo, la simpleza de ese crack defensivo, viene emparentada con la simpleza del entrenador que marcó un antes y un después en el fútbol argentino.

“Entrando a la cancha para jugar la final el profe Pizarotti nos golpeó el pecho en forma de arenga a todos. Pero no me olvidó más cuando se acercó el Flaco Menotti, me abrazó, me tomó del hombro y me dijo: ‘Luis, juegue como usted juega en Talleres’. ¿Sabes lo que es que te diga eso? Me lo repitió y me miraba… yo no lo podía creer de la emoción, no me estaba pidiendo nada del otro mundo para entrar a jugar el partido más importante de nuestra vida. No me olvido más. Y cuando terminó el partido, vino a felicitarme; ‘¡Vio Luis… Vio Luis… es un grande, usted no tiene ni idea lo que jugó!’  Y siempre dijo que fui el jugador más regular. ¿Cómo me voy a olvidar?”, narra con los ojos brillosos el gran Luís Galván en charla íntima con MundialDeFondo.

¿Menotti te reconoce como “El Tiempista” de toda esa época de la Selección Argentina?

Si, sé que ha dicho muchas veces: “El jugador más regular fue Galván”. Yo soy agradecido a muchos entrenadores que me marcaron y me perfeccionaron. Por ejemplo me aconsejaban que yo no tenía que ir por detrás del delantero, sino que al costado porque tenía capacidad para anticipar. Entonces debía aprovechar eso, no dar ventaja, marcar de costado y media el tiempo para anticipar. La clave era no dejar que reciban los delanteros tan peligrosos que nos enfrentábamos. Es decir, hoy a Messi no lo podes dejar recibir la pelota, de espalda o donde sea, te hace un lío bárbaro encarando para cualquier lado. Entonces, lo que se debe hacer es antecederlo y no dejar que reciba libre.

Y funcionó muy bien eso en la final ante Holanda…

Claro. Y eso que nosotros no habíamos visto a Holanda previamente como para saber nosotros los jugadores cómo estábamos para enfrentarlos…

Y entonces … ¿qué les decía Menotti en la preparación de ese partido?

Es que el Flaco Menotti siempre le daba prioridad al juego de nuestro equipo, tomando algunas precauciones. Repetía una y mil veces “miren que éstos juegan con pelota cruzada, pelota larga, hay que tener cuidado que son rápidos y estar concentrados muy bien en los centros. Pero se localizaba en motivarnos en nuestra capacidad para imponernos.