ENTREVISTA NERY PUMPIDO 
“Por encima de todo siempre está el equipo, sino no se puede ser campeón del mundo”

Por Jonatan Fabbian

El arquero campeón del mundo con la Selección Argentina en 1986, destacó la relevancia de Maradona para levantar el título pero dejó en claro la importancia del resto de los integrantes. Un diálogo sin limitaciones para disfrutar, con uno de los más grandes arqueros de la historia.

“Siempre hay un equipo por detrás, los grandes jugadores por más virtudes que tengan no pueden salir campeones solos. Por supuesto que son importantes para conseguir la consagración. Pero por ejemplo Cruyff, Ronaldo o Messi no son campeones del mundo. Y están entre los mejores de la historia. Por eso siempre por delante hay que poner al equipo”. Nery Pumpido, remarca ante cada frase, que sin dudas Diego fue gran artífice de la conquista de México ’86, pero no olvida en ningún tramo de la entrevista lo relevante del resto de futbolistas que consolidaron el equipo y, además, pondera la conducción de Carlos Salvador Bilardo: “Lo tuve siete años como entrenador y estuve uno como ayudante de él en Boca. Siempre te dejaba cosas para aprender. Yo tomé muchas cosas de él, aunque no apliqué la misma forma de juego. Pero fue del técnico que más aprendí”.

Su primera experiencia mundialista fue bajo la conducción de César Luís Menotti, quién lo llevó como tercer arquero al  mundial de España ’82, donde Argentina defendía el título del mundo del 78′.  Respecto al grupo formado para esa competencia, Pumpido afirma: “En cuanto a figuras, fue el mejor plantel que tuvo la Selección en la historia. Venía de ser campeón del mundo y se agregaron jugadores como Maradona y Ramón Díaz. Pero se empezó mal y después costó retomar el rumbo”.

Pumpido forma parte de aquellos jugadores que gozan del placer de alguna vez haber jugado un mundial. Pero en su caso no fue uno, sino que fueron tres mundiales. Ese dato que alimenta su orgullo es la principal causa por la que siempre se mostró agradecido al fútbol; y desarrolla que es el factor principal que lo ayudó a transitar, con mayor tranquilidad, la lesión que lo apartó de la competencia en Italia ’90: “Por supuesto que es feo quedarte afuera. Pero por suerte fue en mi tercer mundial y no en el primero o en el segundo cuando fuimos campeones del mundo. Lo tomé tranquilo porque el fútbol me había dado mucho para ese momento. Esa tranquilidad también me sirvió para recuperarme rápido”.

Al no tener otra alternativa, regresó a la Argentina para iniciar la recuperación de la fractura de tibia y peroné de la pierna derecha y, a las horas de haber arribado, recibió una curiosa invitación para ver por televisión el resto del mundial: “El presidente de la Nación, Carlos Saúl Menem, me invitó a ver los partidos. Los vi todos con él hasta la final”.

Camino a los 30 años de lo que fue aquella final entre Argentina y Alemania, continúa el análisis tanto de periodistas como de los miembros del equipo argentino. Pumpido remarcó, en charla con Mundial de Fondo, su postura con respecto a la noche del 8 de julio en el Olímpico de Roma: “Si hubieran estado Guisti, Caniggia y Olarticoechea, esa final no se perdía. Para mi se perdió injustamente. Pero igual fue muy valorable lo que hizo Argentina. Es muy meritorio llegar a la final”. Y agregó un detalle que refleja la unión de aquél plantel: “Apenas llegaron los muchachos me trajeron la medalla del subcampeonato”.

El arquero que logró ser campeón de América a nivel clubes como futbolista -Copa Libertadores con River en 1986- como entrenador -Olimpia de Paraguay 2002-, ostenta una marca que pocos tienen en su trayectoria. Ser campeón mundial la Selección Argentina y con su club en el mismo año: “Tuve la fortuna de ser campeón cuatro veces en ese año. Y para River sin lugar a dudas fue el mejor año de la historia, porque después no se dio nunca más. Campeón a nivel local, la Libertadores y la Intercontinental. Contaba con cinco campeones del mundo. Alonso y Gallego en el ’78  y Ruggeri, Enrique y yo en el ’86. Era un plantel capaz de ganar todo”. Pero además, ese año agregó un detalle adicional a la estadística personal: “Hay solo 10 futbolistas en el mundo en lograr esos cuatro títulos. Dos veces campeones del mundo, campeón del continente y nacional en el mismo año. Hay siete futbolistas brasileños entre los que está Pelé, y después nosotros: Ruggeri, Enrique y yo”.

En relación a la victoria en la Copa Intercontinental, dejó en claro su opinión con respecto al rival que enfrentó River en Japón, el cual siempre fue disminuido en charlas futbolísticas: “El Steaua de Bucarest era la base de la selección de Rumania y lo dejó afuera al Barcelona. La importancia es ser campeón del mundo. Al que te toque le tenés que ganar. Al River de Gallardo le tocó un equipo débil en el mundial de clubes y no lo pasó”

En una charla casi de café vía Instagram Live, Nery desarrolló lo importante que fue ser compañero de Maradona en su carrera: “Yo estuve con diego 10 años y eso es uno de los grandes títulos que me llevo. Estar con el mejor jugador de todos los tiempos durante tantos años es un orgullo. Lo pude disfrutar constantemente porque sabía lo que era y lo que movía Diego en el mundo. Estoy muy agradecido por todo lo que me ha dado el fútbol”. Y cerró: “El Pato Fillol fue el mejor arquero que vi en mi vida y por suerte lo tuve como compañero”.

 

LA ENTREVISTA COMPLETA EN Youtube.com/mundialdefondo