ARGENTINA 77 – RUSIA 81 / JUEGOS OLIMPICOS LONDRES 2012

ORO A LA GARRA Y CORAZÓN DE LA GENERACIÓN ETERNA
Una entrega completa, como nos tiene acostumbrados, fue la de la Generación Dorada en el partido por la medalla de bronce. Con un 81 a 77 como resultado final de un partido muy intenso durante los dos tiempos, el encuentro se definió en los últimos 37 segundos a favor de Rusia: hasta allí, nuestro país contaba con la ventaja de un punto, pero apareció un enorme Shved clavando un triple que ponía a los rusos en ventaja por dos tantos. Inmediatamente luego, Nocioni falló en un lanzamiento de tres para que la pelota quede en el medio del campo de juego en una disputa que los jugadores argentinos reclamaban como falta y que podría haber emparejado el marcador, pero no fue así: Nuevamente Shved -de partido impecable, con 25 tantos y 6 triples- asistió a su compañero Fridzon para que, a cinco segundos del final, estirara la ventaja a cuatro puntos, inalcanzables para los argentinos. Se sabía que el partido se iba a definir en la última bola, y fue así… las esperanzas estuvieron latentes en todo momento, pero se esfumaron en treinta segundos.

El desconsuelo de Prigioni, Ginóbili y Delfino.

El partido, en síntesis, fue parejo de principio a fin, con un Manumental Ginóbili, encendidísimo en los momentos claves y anotando -con esa mano izquierda penetradora que es Marca Registrada Manu– cuando la Argentina necesitaba de él. El Chapu Nocioni fue otro de los pilares de este partido para el conjunto nacional, con siete rebotes, una asistencia y 16 puntos, siendo así el segundo máximo anotador del día. Luifa Scola no pudo lucirse como sabe hacerlo, y esto fue en gran parte mérito de los rusos que lo bloquearon y marcaron para que no pueda lanzar cómodo durante gran parte de los cuarenta minutos.

“Estoy triste”, es el sentimiento que Julio Lamas hace público, con notorias lágrimas en los ojos, tras la derrota ante Rusia: “Duele por no ganar la medalla de bronce, era nuestro objetivo para hoy”. A pesar de esto, considera que “el balance es bueno porque volvimos a estar entre los cuatro mejores del mundo”. Sobre la pelota discutida de los últimos segundos del partido y que los argentinos reclamaban que había sido falta, por lo que le hubieran correspondido dos tiros libres que quizás cambiaban el desenlace, el DT argentino hace su descarga: “hay que verla en la televisión. Para mi lo agarraron de la pierna, estaba al lado”. La entrevista completa:

Julio Lamas

De esta forma, tras un luchadísimo partido, la Argentina se quedó con el cuarto puesto en los Juegos Olímpicos de Londres y no pudo subirse al podio por tercera vez consecutiva, para sumarse a las medallas de Sebastián Crismanich en taekwondo, Las Leonas en hockey y Juan Martín del Potro en tenis… El diploma olímpico tiene gusto a muy poco para este grupo. Lo que no quedan dudas es que este equipo es una verdadera Generación Dorada al esfuerzo, sacrificio y garra: dejaron el alma en cada corrida, en cada lanzamiento de dos o en cada triple, en cada pelota. Lucharon como si fuera el último partido… que, en realidad, realmente lo fue con la celeste y blanca para varios. La entrega, sin dudas, será por siempre la característica fundamental de este equipo Dorado que siempre dijo presente en las grandes competiciones, con un “Argentina” escrito bien grande en el pecho durante cada partido.

ARGENTINA 77 – RUSIA 81 (12-08-12 | PARTIDO POR EL BRONCE)

(77) Argentina: Pablo Prigioni 3, Emanuel Ginóbili 21, Carlos Delfino 15, Andrés Nocioni 16, Luis Scola 11 (FI) Hernán Jasen 0, Juan Gutiérrez 2, Leonardo Gutiérrez 6, Facundo Campazzo 3. DT: Julio Lamas.

(81) Rusia: Alexey Shved 25, Sasha Kaun 6, Victor Khryapa 9, Anton Ponkrashov 0, Andrei Kirilenko 20 (FI) Vitaliy Fridzon 19, Sergey Monya 2, Timofey Mozgov 0. DT: David Blatt.

Parciales: Argentina 20-19, 38-40, 57-61 y 77-81
Arbitros: Arteaga (España)-Carrión (Puerto Rico)-Kennedy (EE. UU.)

Estadio: North Greenwich Arena. 
@JonyFabbian