FINAL: CHELSEA 1-0 MANCHESTER CITY 
Europa se vistió de azul: Chelsea campeón

Por Jonatan Fabbian

El Estadio Do Dragao albergó una entretenida final inglesa de Champions entre Chelsea y Manchester City. Cuando dos equipos de la Premier League se cruzan en una definición, la rapidez y el poder ofensivo son casi una garantía. Tendencia que se cumplió en la ciudad de Porto.

Desde el arranque Les Blues fueron los más ambiciosos para llevar la final a su control. Apostaron a la rapidez ofensiva por izquierda de Ben Chilwell y Mason Mount, Kai Havertz por derecha y el oportunismo para encontrar espacios vacíos de Timo Warner.

Aunque la primera llegada importante fue para los celestes de Pep Guerdiola, cuando Raheem Sterling dominó bien un balón enviado desde el arco de Ederson Moraes. Fue definición de taco que encontró bien parado al francés Mendy. Pero antes de los diez, los azules plasmaron su predominio avisando por medio de Timo Warner que, sin eficacia, comenzaba a plasmar peligro en ocasiones a favor del equipo de Londres.

El equipo dirigido por el alemán Thomas Tuchel era el agresivo de la final. Antes del cuarto de hora, tuvo dos llegadas más en los pies de Timo Werner. En un minuto, el delantero alemán evidenció los espacios que dejaban los ciudadanos y que puso en problemas a Ruben Dias y Stones en defensa. Cerca pero sin puntería, Werner otra vez.

Más precisos en traslado y más peligrosos los azules como equipo. Chilwell asistiendo con pases en profundidad provocaba ruido en Porto. Un cabezazo del francés N’Golo Kanté estuvo cerca de canalizar una de esas asistencias. Los de Guardiola apostaban a la velocidad de Sterling y la habilidad Kevin De Bruyne como esperanza. A los 26 tuvieron la única de peligro cuando Kevin dejó solo a Phil Foden que fue bien interceptado por Mendy para resguardar el arco de los azules.  

Chelsea sufrió una baja a los 35 minutos cuando Thiago Silva tuvo que salir lesionado. Pero el merecido premio para los de Strmford Bridge, llegó a los 42 minutos gracias un quirúrgico pase en profundidad de Mason Mount. El mediocampista inglés encontró el camino a velocidad de a la zurda de Havertz, quien mano a mano encontró a un bien parado Ederson pero logró pasar con pelota y quedó con todo el arco a su merced para definir. El 1-0 para el Chelsea vestido de azul festejando justamente en el Estadio que tiene como símbolo el Dragón Azul.

En el complemento, los ciudadanos por lógica mejoraron en posesión aunque sin generar el peligro necesario para llegar el empate. Y además tuvieron un revés a los 13 minutos, cuando su capitán y figura, Kevin De Bruyne, tuvo que abandonar la cancha por lesión tras un golpe. En su lugar ingresó Gabriel Jesus. El equipo de Guardiola no lograba inquietar. Una muestra fue un tiro desviado desde afuera del área de Phil Foden.  Pasaban los minutos y no había lugar para el Kun Agüero, una vital carta de gol. A mitad del complemento los de Manchester tuvieron la llegada más peligrosa por derecha, con un pelota peligrosa en el área chica hasta que apareció el cruce del capitán azul César Azpilicueta.

El Chelsea demostró seguridad en todo el partido plasmando autoridad cuando tenía la pelota en los pies. Y pudo rematar la final a los 27 minutos con un gran contragolpe, Pulisic quedó mano a mano e intentó picarla sobre Ederdon… la pelota pasó cerca del poste derecho.

27 la mas clara fue para el Chelsea Pulisic un mano a mano que pasó muy cerca. De ida y vuelta, respondieron los de Pep Guardiola, con más agresividad, pero no así profundidad. Los de Tichel se resguadaban en su seguridad cuando tenían la pelota.

Finalmente apareció el Agüero a los 30 minutos. El Kun Ingresó por Sterling para darle más ataque y esperanza al City que no encontraba su juego en el Estadio Dragao, ya que casi no generó oportunidades de gol. A tal punto que el francés Mendy no tuvo atajadas. Los Citizens buscaron arrinconar al Chelsea, pero los ‘Blues’ mantuvieron la posesión para descansar. Muchos centros de los para el Kun y Gabriel Jesús, que no pudieron doblegar torres como Rudiger y Christensen.

El tiempo estaba cumplido, pero el árbitro Manuel Leoz adicionó siete minutos. El City fue como pudo al área contraria sin ocasionar riesgo, hasta que a los 96 minutos Mahrez capturó un balón suelto en el borde del área y su volea pasó muy cerca. La suerte en esa ocasión salvó el Chelsea, que un minuto más tarde, gritó campeón.

El capitán Azpilucueta levantó la segunda Champions para Chelsea (2012 y 2021).

Los dirigidos por el alemán Tuchel jugaron con solidez la final, demostraron ser más fuertes como equipos y que no fue casual que le hayan ganado los últimos tres partidos a los de Guardiola. En FA Cup, en Premier y en Champions. Chelsea se quedó con la copa más preciada en toda Europa: la Orejona. La Champions League viajará a Londres y reposará merecidamente en Stramford Bridge por segunda vez en su historia.

CHELSEA 1-0 MANCHESTER CITY

Chelsea: Mendy; Azpilicueta, Rüdiger, Thiago Silva, Chilwell; Kanté, James, Jorginho; Havertz, Mount y Werner. DT: Tomas Tuchel.

Manchester City: Ederson; Walker, Ruben Dias, Stones, Zinchenko; Gündogan, Bernardo Silva, De Bruyne; Sterling, Mahrez y Foden. DT: Josep Guardiola

Gol: 42′ Kai Havertz.